Joven le prende fuego a anciana indigente

0
180

La anciana se encontraba tranquila, sentada en la banqueta, cuando de la nada, un chico que andaba en bicicleta, la agredió de forma inexplicable y cruel

No queda duda que la maldad puede estar en cualquier lugar y tristemente, pareciera ser que por la actitud de algunos adolescentes y jóvenes, la humanidad careciera de toda esperanza debido a algunos actos cometidos por este sector de la población en contra de alguien más.

Ejemplo de ello es lo que ocurrió el pasado domingo 25 de abril en calles de Celaya, Guanajuato, México, una de las ciudades que está sufriendo niveles de violencia altísimos por culpa de algunos grupos delictivos y del narcotráfico que se han asentado en dicha región.

Tristemente, una cámara de seguridad captó el momento exacto en el que una anciana de 75 años, indigente, que ha sido identificada como Esther Vega, se encuentra sentada sobre una banqueta cuando de repente, se acerca a ella un joven que andaba en bicicleta.

De la nada y cuando pensó que nadie lo estaba observando, el joven roció con gasolina a la anciana y le prendió fuego; posteriormente salió huyendo del lugar a toda velocidad.

(Imágenes fuertes, sugerimos discreción)

Un vecino se dio cuenta de lo que le habían hecho a la señora y de inmediato, salió de su casa para auxiliarla, arrojándole una cubeta de agua para así apagar el fuego que consumía a la mujer. Otras personas llamaron de inmediato a la Cruz Roja y al sitio, arribaron paramédicos que le dieron primeros auxilios a la señora Esther para posteriormente trasladarla a un hospital, en donde los médicos revelaron que sufrió quemaduras de 2° y 3° grado en el 20% de su cuerpo, por lo que se encontraba en terapia intensiva.

Vecinos se encargan de doña Esther y su pareja desde hace más de 20 años

Vecinos de la colonia Arboleadas, en Celaya, han alzado la voz para denunciar lo ocurrido con Vega, quien desde hace 20 años llegó a este sitio a vivir con su marido, don Antonio Rangel, de 92 años, en condiciones precarias.

Alguien les hizo el favor de prestarles un terreno en donde el matrimonio adaptó una pequeña casa de cartón para vivir en ella, a pesar de no contar ni con luz, ni drenaje, ni agua.

La situación de los ancianos empeoró luego de que Don Antonio dejara su trabajo hace 2 años, en el que se dedicaba a vender cartón y pet. Además, conforme fue pasando el tiempo, Esther perdió sus facultades mentales; dejó de tener idea sobre los días, del espacio y alguna coherencia en sus ideas. Pese a ello, los vecinos que los han apoyado con comida, ropa y vigilancia, aseguran que nunca perdió su alegría y que jamás ha sido grosera o agresiva con los demás.

“Doña Ester salía a caminar para quitarse un poco la mortificación de ver a su pareja enfermo, decaído, agotado por la vejez. Pero nunca se iba lejos, porque siempre estaba al pendiente de don Toño. Salía a ver a los de la tienda, y regresaba con un pan o algo para comer”, dijeron varias señoras que veían por la pareja.

La noticia del ataque a doña Esther llegó a oídos de una de las hijas de don Antonio, Rufina Rangel, la cual vive en la ciudad de León pero que se trasladó a Celaya para hacerse cargó de su padre y de Esther.

Por su parte, fuentes cercanas a la Fiscalía Regional indicaron que se llevó a cabo la captura del agresor, identificado únicamente como Rafael, pero no se ha brindado mayor detalle al respecto.

Por su parte, el Sistema del DIF Municipal informó que ya tuvo acercamiento con vecinos y familiares de la señora Esther, a quienes hicieron entrega de alimentos, mientras que la afectada se encuentra hospitalizada y se comprometieron a seguir de cerca su caso para brindarles el apoyo necesario.