Fulcar: No podemos esperar cien años más para salir del último lugar en calidad educativa

0
120

Santo Domingo, RD.- El ministro de Educación, Roberto Fulcar, afirmó que la República Dominicana está obligada a encontrar “los atajos que permitan llegar rápidamente a una educación de calidad sin pasar por la trayectoria lenta, propia del siglo XX”.

Roberto Fulcar dijo que el país “está obligado a dar un salto cualitativo y acelerar el ritmo, porque no podemos permitirnos que sea hasta el año 2100 cuando se alcancen los resultados que hoy exhiben países de nuestra competencia”

El ministro de Educación se expresó en esos términos al hablar en el acto oficial del Congreso Internacional de Educación Aprendo 2021, en su versión 25, que entre este viernes y sábado celebra Acción Empresarial por la Educación (EDUCA).

Recordó que hace pocos días se presentó el Estudio Regional Comparativo y Explicativo de la Calidad Educativa que hace la UNESCO a nivel de toda la región latinoamericana, en el cual República Dominicana muestra leves signos de mejoría con respecto a sí misma, pero todavía con grandes desafíos en materia de calidad, porque seguimos en el último lugar.

Entérate más:  China advierte a países que impulsan boicot diplomático de Juegos de Pekín que «pagarán» el precio

“Estamos convencidos de que este proceso que el país inició con el esfuerzo de toda la sociedad desde el año 2013, en materia de financiamiento, debe continuarse, reafirmarse”, apuntó.

En su exposición, Roberto Fulcar hizo un recorrido por los esfuerzos que se realizaron para que el pasado año escolar no se perdiera y fuera exitoso, hasta llegar al presente año escolar de forma presencial.

“La seguridad de toda la comunidad educativa era nuestra responsabilidad y actuamos en consecuencia, conforme a nuestro entender y a lo que nos decían las autoridades en la materia”, apuntó.

Explicó que con el presente año escolar inició la implementación del Nuevo Modelo Educativo “Educación para Vivir Mejor”, que tiene como fin lograr la empleabilidad, es decir, que los nuevos bachilleres puedan vivir de lo que aprenden en las aulas.