Autoridades tras la pista “Cherokee”, otro implicado en la muerte de Nathanael

0
31

Se presume que fue «un tumbe» el móvil del asesinato del joven Nathanael González Belén, de 30 años, quien la noche del pasado 22 de julio fue hallado amordazado y sin vida en el interior de su vehículo en el parque ubicado frente al Hospital Pediátrico Doctor Hugo Mendoza, en Santo Domingo Norte.

Según parte del expediente de solicitud de medida de coerción al que Diario Libre tuvo acceso, Nathanael había acordado verse con dos personas el pasado 11 de julio para recibir un cargamento de televisores por los que ya había pagado. Desde entonces fue reportado como desaparecido por sus parientes. Nathanael se dedicaba a la venta de televisores.

Con relación al caso, las autoridades señalan Juan Oriel Aquino Polanco, alias “El Gordo”, de 30 años, y a un hombre solo conocido como “Cherokee” como los responsables de dar muerte al comerciante, quienes supuestamente la victima mantenía una relación de negocios.

Ayer, un juez del Tribunal de Atención Permanente de la Provincia Santo Domingo impuso tres meses de prisión preventiva contra “El Gordo”, a cumplir en la penitenciaría La Victoria. Pese a las acusaciones del MP, este se declara inocente.

Mientras las autoridades están tras la pista de “Cherokee”, a quien acusa de actuar junto a “El Gordo” y que permanece prófugo. La Policía Nacional le exhorta entregarse por la vía que entienda pertinente.

A la salida del tribunal, el abogado de la familia de Nathanael, William Joe Martínez, explicó que supuestamente los implicados habían ofertado la venta de los televisores al joven empresario.

Expandir imagen
Infografía
Juan Oriel Aquino Polanco, alias “El Gordo”, implicado en la muerte del joven Nathanael.

“Él (Nathanael) le giró cierta cantidad de dinero para la compra, ellos le prometieron que le harían la entrega ese día (11 de julio). Quedó de reunirse con ellos y desde ese momento se produjo la desaparición”, explicó Martínez.

Agregó que, durante la audiencia, “El Gordo” supuestamente admitió que le habían girado “cierta cantidad de dinero” a su cuenta.