Diputado Gory Moya, señalado en caso Calamar, tiene 112 ausencias en el Congreso

Santo Domingo, R.D.-El diputado del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Sergio Moya, alias Gory, señalado por cuatro delatores en el caso Calamar, tiene un amplio historial de ausencias y productividad nula como congresista.

Los datos son parte de los registros de la Cámara Diputados en su página (www.diputadosrd.gob.do). El diputado Sergio Moya, alias Gory, tiene poco qué exhibir en el Congreso Nacional. Según las informaciones el legislador no acudió a 112 sesiones de 260 convocadas por el organismo legislativo desde el 2020.

El legislador, por la circunscripción 3 del Distrito Nacional, es mombrado por cuatro delatores del caso Calamar como el encargado de coordinar los cobros ilegales a bancas de apuestas. Esta artimañas supuestamente organizaba el exministro de Hacienda, Donald Guerrero con las que Gory Moya promedió recaudaciones de 22 millones de pesos al mes.

De acuerdo con el Ministerio Público, los implicados en la operación Calamar tenían como principal objetivo el enriquecimiento ilícito. Y financiar la campaña del candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en los comicios de 2020, Gonzalo Castillo.

Gory en los interrogatorios Caso Calamar

Informaciones basadas en los interrogatorios de varios imputados en el caso, cuentan que cuatro delatores del caso Calamar señalaron al diputado Goris Moya como uno de los coordinadores del esquema de extorsión a las bancas de lotería, uno de los apéndices delictivos del supuesto entramado de corrupción destapado.

Los delatores Ramón Emilio Jiménez Collie, Fernando Crisóstomo, José Arturo Ureña y Frixo Mesina Arvelo contaron en interrogatorios con los fiscales de la Pepca que “Goris” Moya fungió como coordinador de la recolección del dinero irregular.

Una de las teorías del Ministerio Público es que el entramado de corrupción, con personas claves en el Ministerio de Hacienda, se dedicaba a extorsionar a grandes y pequeñas cadenas de bancas de lotería y deportivas, a las cuales les cobraban una mensualidad para permitirles operar.

Ramón Emilio “Mimilo” Jiménez, principal delator del caso Calamar, explicó a los fiscales que Sergio Moya tenía tiempo diciendo que Fernando Crisóstomo, el primer coordinador de esa estructura,  los vivía engañando con la recaudación. “Pero resultó que no era como Gory pensaba”, dijo a los fiscales.

Mimilo Jiménez, en el interrogatorio en compañía de sus abogados Esther Agelán Casasnovas, ex juez de la Suprema Corte de Justicia y de Francisco Álvarez, copia del cual tiene Listín, dijo que la época de Sergio Moya “Gory” como coordinador del proyecto duró aproximadamente 8 meses.

Cuando a Mimilo Jiménez se le preguntó cuánto dinero recibió por esa estructura de extorsión, dijo que se benefició con unos 148 millones de pesos en los dos perídos, el de Fernando Crisóstomo y el de Sergio Moya.

Gory en operación Calamar

José Arturo Ureña, otro de los participantes de mayor nivel en esa estructura, también confirmó la participación del diputado del Partido Revolucionario Moderno en el esquema irregular.

“Lo conozco por Mimilo pero nunca tuve una relación de amistad con él, pero lo vine a tratar cuando él y Mimilo se juntan de nuevo, él iba mucho a la oficina de Mimilo; él decía que lo de las bancas podía marchar de una manera diferente y demás y tenía creo una visión un poco menos tolerante de que el esquema debía ser poco flexible con los banqueros, pero la relación de Sergio Gori era con Mimilo”, dijo Ureña en su intercambio con los fiscales, donde estuvo acompañado de su abogado Manuel Fermín Cabral.

Ureña dijo sobre Sergio Moya que el esquema de entrega de recursos lo asumió él y varió con él… “pero eso lo pueden precisar más Fernando Crisóstomo y Mimilo Jiménez pero andaba por 12 y 13 millones (mensuales). Eso ocurrió porque Sergio Gori no tenía la estructura, visión comparativa de Fernando Crisóstomo”.

Fernando Crisóstomo, el primer encargado del denominado “proyecto”, dijo que a su salida le pasaron 3 o 4 meses sin recibir nada pero luego le comenzaron a dar un millón de pesos al mes. Ese dinero se lo entregaba Mimilo Jiménez.

Interrogatorio a Mimilo Jiménez por el PEPCA